Como abogado en Tenerife experto en asesoramiento mercantil tengo una amplia experiencia en ayudar a empresas en todo el proceso de implantación de franquicias. El contrato de franquicia es un tipo de contrato mercantil muy utilizado en la actualidad. La regulación mercantil lo define como “una actividad comercial que se realiza en virtud de un contrato por el que la franquiciadora concede a la franquiciada una licencia o derecho a utilizar su nombre, su marca, sus productos, servicios o procedimientos, a cambio de una contraprestación económica».

Qué es una franquicia y qué leyes las regulan en España

Se trata, como hemos dicho, de un contrato mercantil, por el que una empresa (el franquiciador) cede a otra (el franquiciado) el derecho a explotar en exclusiva y dentro de un territorio claramente delimitado un sistema de comercialización de productos o servicios. Esto incluye la utilización de unos determinados signos distintivos de su empresa, que van desde el uso de una  denominación, a una imagen y presentación uniforme de locales y modos de actuación.

También incluye la comunicación de un determinado saber asociado a la manera de hacer que se expresa con el término inglés “know how”, además de la asistencia técnica o comercial continua por parte del franquiciado al franquiciador.

En España la legislación que regula las franquicias queda reflejada en el Real Decreto 201/2010, de 26 de febrero -que regula el ejercicio de la actividad comercial en régimen de franquicia y la comunicación de datos al registro de franquiciadores- y en el artículo 62 ley de Comercio Minorista 7/1996.

Además, es importante conocer que atendiendo  al art. 5 del Real Decreto 201/2010, las personas físicas o jurídicas que pretendan desarrollar una franquicia en España deberán comunicar sus datos, en el plazo de tres meses desde el inicio de la actividad, o bien al registro de la comunidad autónoma donde vaya a realizar la actividad o al registro de franquiciadores del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, cuando la comunidad autónoma no establezca la necesidad de comunicación de datos a la misma. Si esta  inscripción no se realiza podrá conllevar una importante sanción económica.

Qué es un contrato de franquicia

Qué incluir obligatoriamente en el contrato de franquicia

Suele ser frecuente la firma de un precontrato de franquicia Se trata de un documento contractual en el que se ofrece una opción preferente de adhesión a la red de franquicias. Sin embargo, el documento final que regula tanto los derechos como las obligaciones de franquiciador y franquiciado es el contrato de franquicia. Este documento deja clara la voluntad de las dos partes de establecer una relación empresarial utilizando el sistema de franquicia.

El acuerdo de franquicia lleva aparejados tres puntos fundamentales:

  • la cesión de la marca al franquiciado
  • la transmisión del know-how
  • la prestación de asistencia continuada al franquiciado durante toda la vigencia del contrato.

El contrato de franquicia es el documento que regula la relación entre franquiciador y franquiciado. Debe ser lo más completo y claro posible, estableciendo cuáles son las obligaciones y las responsabilidades de ambas partes. Deben estar claramente reflejados los siguientes puntos:

  • Los derechos del franquiciador y los del franquiciado.
  • Las obligaciones del franquiciador y las del franquiciado.
  • Los bienes y servicios proporcionados por el franquiciado.
  • La duración del contrato, teniendo en cuenta que debe ser suficiente para que el franquiciado pueda amortizar las inversiones realizadas. En general, podemos decir que la duración del contrato suele variar entre cinco y diez años. Siendo habitual que en los contratos de duración inferior a diez años se establezca una prórroga automática. Aunque también puede pactarse una franquicia por un tiempo indefinido.
  • Las condiciones en las que es posible realizar la renovación del contrato.
  • Se especificará con claridad el uso que el franquiciado puede hacer de los símbolos de la franquicia.
  • Una serie de cláusulas que especifiquen cómo podrá el franquiciador recuperar los elementos materiales o inmateriales que le correspondan si el contrato finaliza antes de lo previsto.
  • Las cláusulas que establecen como puede realizarse la rescisión del contrato.

Como abogados en Tenerife  Fernández Bethencourt Abogados somos expertos en contactos de franquicia. No dudes en consultarnos todas tus dudas.