Como abogados en Tenerife especializados en sucesiones en muchas ocasiones trabajamos con clientes que optan por renunciar a la herencia que les corresponde. Esto se debe principalmente a que esta incluye deudas o al hecho de tener que hacer frente al Impuesto de Sucesiones. En momentos de crisis, son muchas las personas que optan por renunciar, pero son también muchas las dudas que surgen a raíz de este hecho. A lo largo de este post trataremos de despejar algunas.

Antes de aceptar la herencia es recomendable sentarse con calma para hacer cuentas y ver si realmente compensa. También es importante saber que en el momento en el que renuncia a la herencia, no hay marcha atrás. Es decir, se trata de una decisión irrevocable.

Se debe hacer cuentas antes de tomar una decisión

Se debe tener en cuenta que en el momento en el que se acepta una herencia se acepta en su totalidad, con los bienes y con las deudas aparejadas que tuviera el fallecido. En ocasiones, las deudas pueden ser superiores al valor de los bienes legados, en este caso parece evidente que lo más lógico es renunciar. Otra situación que puede darse es que quien tenga deudas sea el heredero y decida, o bien aceptar la herencia para saldar sus deudas en parte o en su totalidad. O bien, que decida renunciar a ella para que los bienes no acaben pasando a manos de sus acreedores.

También se debe considerar la cuantía a pagar relativa al Impuesto de Sucesiones. Este es gestionado por las diferentes Comunidades Autónomas y puede oscilar dependiendo de la legislación autonómica. Es cierto que son muchas las comunidades que intentan compensarlo a través de bonificaciones para los herederos.

En caso de tener dudas, lo mejor que se puede hacer es consultar con abogados de sucesiones en Tenerife. Gracias a su conocimiento y experiencia ellos nos ayudarán a hacer un análisis pormenorizado de cada una de las opciones disponibles. También nos explicarán que existe una opción más, la de aceptar la herencia a beneficio de inventario. Esto implica que se puede aceptar la herencia y pagar las deudas con los propios bienes que ha dejado el difunto, hasta que alcancen los bienes. El beneficio de esta opción es que el heredero no tiene que responder de las deudas del difunto con sus propios bienes. Y si sobra algo, pasará a engrosar su patrimonio.

Cómo se puede renunciar a una herencia con deudas

Plazos para renunciar a la herencia

En principio, se puede renunciar a una herencia en cualquier momento, porque el Código Civil no establece plazo para renunciar. Pero inmediatamente después de esta afirmación, conviene hacer una serie de precisiones.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que no es posible renunciar a la herencia antes del fallecimiento de una persona.  El Código Civil dispone claramente que nadie puede renunciar a una herencia sin estar cierto de la muerte de la persona a quien haya de heredar y de su derecho a la herencia.

Una vez que una persona ha fallecido, y que sabemos que  tenemos derecho a su herencia, podemos renunciar a ella en cualquier momento, pero a efectos fiscales es importante renunciar antes de que prescriba el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En efecto, si se renuncia a la herencia antes de la prescripción del impuesto, y de manera pura, simple y gratuita, es decir, cuando se manifiesta únicamente la voluntad de no aceptar la herencia sin beneficiar a ningún heredero en particular, como los efectos de la repudiación de la herencia se retrotraen al momento del fallecimiento del causante, se entiende que el renunciante nunca ha sido heredero y no está sujeto al Impuesto de Sucesiones.

Si, por el contrario, se renuncia después de la prescripción del impuesto, la ley considera que esta renuncia, a efectos fiscales, es como una donación al resto de herederos y por tanto, está sujeta al  impuesto correspondiente. Y también está sujeta a impuestos la renuncia de herencia hecha a favor de una persona determinada, antes o después de la prescripción del impuesto.

Por otra parte, aunque como he señalado no existe plazo para renunciar a una herencia, cualquier interesado que acredite su interés puede obligar al heredero a que se manifieste.

Como abogados de herencias en Tenerife especializados en sucesiones desde Fernández Bethencourt Abogados estaremos encantados de ayudarte a resolver cualquier duda que te pueda surgir en relación a las herencias.