Como abogado en Tenerife especializado en organizaciones empresariales, en los últimos años he visto un desarrollo muy importante de las startups. Podemos definir una startup como una empresa de nueva creación,  emergente, que tiene un fuerte componente tecnológico. Este les permite escalar el negocio de forma rápida.

Por lo general,  una startup desarrolla un concepto de negocio innovador, que presenta unas grandes posibilidades de crecimiento y, en ocasiones, un modelo de negocio escalable. Normalmente tienen un fuerte componente tecnológico y están relacionadas con el mundo de Internet y las TICs (aunque no siempre).

Pacto de socios, a considerar a la hora de crear la startup

Debemos tener en cuenta que la decisión de crear una startup, como ocurre con cualquier otro proyecto empresarial, lleva aparejado tener en cuenta muchos aspectos de tipo jurídico. Es importante planificar bien las bases sobre la que construiremos la firma.

Una vez elegida la forma jurídica con la que comenzar a desarrollar la actividad, siendo la más común la de sociedad limitada, se establecerán las relaciones entre los socios e inversores. Un punto importante en este momento será plantearse la redacción de un pacto de socios. Aunque no es un requisito indispensable, desde Fernández Bethencourt Abogados vemos la necesidad de firmar un pacto para regular la relación entre socios en lo no previsto por la ley. Se trata de un contrato de índole privada en el que puede dejarse constancia de las funciones que llevarán a cabo cada uno de los socios. Asimismo, se reflejarán las diferentes aportaciones que realiza cada uno. En el pacto también pueden detallarse las cláusulas que sean precisas para regular los diferentes aspectos del funcionamiento de la sociedad.

Es importante tener definido el procedimiento y la forma de ir a las rondas de financiación, es el momento más importante desde que comienza la actividad de la startup, ya que vas a permitir la entrada de nuevos socios y capital para poder desarrollar más tu empresa. Por ello has de tener claro cuál va a ser el funcionamiento de la sociedad una vez cierres la ronda de financiación.

Hemos dicho que las startups suelen tener un componente innovador importante, por eso en previsión de posibles copias o imitaciones, es importante  la protección de la propiedad intelectual e industrial. Tanto el software como los diseños o folletos pueden protegerse bajo los derechos de autor. La patente suele considerarse como una opción mucho mejor que el secretismo profesional. Los contratos de confidencialidad y los de no competencia también pueden ser muy efectivos en algunas situaciones, así como los de licencia que permiten explotar comercialmente los derechos

Otra de las características diferenciadoras de las startups suele ser su modo de financiación. Generalmente, no acuden a los bancos para que les concedan préstamos, sino que son los propios socios los que, a cambio de un porcentaje de la empresa, realizan una inversión. Otros medios de financiación pueden ser la participación de business angels, empresas que aportan capital, crowfunding,  deuda convertible, incluso, financiación pública.

Startup cuestiones legales

Es interesante saber también que las startup pueden beneficiarse de algunas deducciones tributarias. Entre sus obligaciones fiscales está darse de alta en IAE,  autónomos, el impuesto de sociedad, las retenciones a cuenta, el IVA trimestral, el resumen de IVA anual…

Relación con clientes y empleados

Un área muy importante a tener en cuenta hoy en día es la de la protección de datos. Desde la entrada en vigor del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea todas las webs o apps que trabajen con datos personales tienen que asegurarse de cumplir la norma si no quieren ser penalizadas.

Por otro lado, la característica de estas empresas, en general ligadas al mundo digital también cambia las relaciones tradicionales entre la empresa y los empleados. Un ejemplo de ello es que  el 7 de diciembre de 2018 por la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD) se reconoció el derecho a la desconexión de los trabajadores.

Son pues muchas las consideraciones legales que se deben tener a la hora de crear una startup, por ello es importante contar con un experto en asesoramiento mercantil. Como abogado en Tenerife en Fernández Bethencourt podemos aportar todos nuestros conocimientos y experiencia para que el proceso de poner en marcha tu starup te resulte lo más sencillo posible.